Ella

Me encanta observar cómo se toca el pelo… Cómo, suavemente, lo coloca detrás de la oreja, esa tan pequeñita que tiene. Me gusta también cómo farfulla un inglés incomprensible cada vez que suena su canción favorita y ese movimiento de cabeza, de un lado para otro, con el que la acompaña. Y esa chaqueta vaquera desgastada, muy de los 80. Son sólo 20 minutos los que compartimos en el metro, desde Ciudad Lineal hasta Gran Vía, los suficientes para saber que la quiero. Mañana me atreveré, por fin, a darle los “Buenos días” cuando nos encontremos en la estación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s