La RAE

– ¿Sí?

– Oye, ¿se pueden seguir acentuando palabras como “solo”?

– ¿A qué te refieres?

– Sólo estaba yo… Ese “solo”

– Ya no, aunque Pérez Reverte dice que lo hará hasta que se muera

– Y yo. Es que las putas nuevas normas lo único que consiguen es crear más ignorancia, macho, y más incultura. ¿Qué coño es eso de que no se acentúan palabras? Guión. Éste es mi libro. Sólo estoy yo… ¡Con tilde de toda la puta vida! ¿Qué pasa, que ahora vamos a escribimos peor o qué? Y la letra “y”… ¡I griega! ¿Qué porquería es esa de “ye”? Valientes…

– Bueno…

– Es que manda pelotas… ¡Incultura e ignorancia es lo que estamos fomentando! Te lo digo en serio, ¿eh? Es que pienso escribir sobre eso esta misma noche, porque ahora estoy demasiado alterada…

– Pero mujer, ¿en serio lo estás?

– Estoy indignadísima, que es peor. Y bueno… ahora si escribimos “este” como demostrativo, no sólo podemos escribirlo sin tilde, sino que además estaríamos cometiendo una falta de ortografía ¡penable en un examen! Para evitar ambigüedades, dicen… ¿Ya no sabemos diferenciar cuándo debemos poner tilde y cuándo no?

– De todos modos, esto no es nuevo. Desde 2010. Deberías saberlo, que eres periodista…

– Sí, pero es que me hincha las pelotas las RAE, hablando claro y mal

– Hombre, yo entiendo que con el paso del tiempo se modifiquen e introduzcan nuevas palabras, pero cuando haya un uso masivo de ellas

– Calla porque esa es otra. Estoy de acuerdo contigo en eso. Mira, este año se han introducido palabras como “blog”, “gayumbos”, “pepero” o incluso “SMS” porque están totalmente integradas y las usamos constantemente. Además,  creo que enriquecen aún más nuestra lengua. Pero “almóndiga”, “asín”… palabras que siempre han sido consideradas vulgarismos, porque es que lo son, ¡ea, aceptadas por la RAE! Tío, las normas ortográficas y lingüísticas están para cumplirlas, no para que luego se diga “es que como lo dice gente…” ¿“Amoto” va a estar ahora bien? Porque todo mi barrio, y parte del otro, lo dice. ¡A freír espárragos!

– En eso estoy de acuerdo. No se conserva la lengua, se está vulgarizando

– Es que eso. Vamos a terminar escribiendo y hablando cada vez peor…

– Bueno, ¿y para esto me has llamado?

– No… que qué querías para cenar… Si pescado solo o…

– ¿Sólo o solo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s